miércoles, 30 de julio de 2014

‎Wilson Scottie‬ (alias de Louis Freeman)

Scottie (1889-1972), fue un artista autodidacta nacido en Glasgow, de padres de origen lituanos. No pudo acabar sus estudios básicos en la escuela porque, demasiado pronto, tuvo que ayudar al sostenimiento familiar vendiendo todo tipo de cosas en la calle. Su carácter aventurero le llevó a escaparse de casa a los dieciséis años. Realizó el servicio militar en la India y Sudáfrica. Residió en Canadá donde fue descubierto por Douglas Duncan que se interesó por sus dibujos. Scottie se resistió, en un primer momento, a desprenderse de su trabajo, pero cedió ante la perspectiva de ganarse la vida de otro modo que no fuese vendiendo artículos de segunda mano.

Su obra se ha calificado erróneamente de naif, quizá por esa mala costumbre de catalogar las cosas para otorgarles entidad, como si una obra de arte de calidad necesitase de la estrechez de un código académico y social. Algo ridículo si además hablamos de este tipo de trabajos, concebidos como consecuencia de la necesidad interior y de la búsqueda personal.

Su obra me emociona. Elaborada a partir de registros subjetivos, oníricos, genera un lenguaje propio: sus claves de acceso para reinventar el mundo. En su trabajo se alterna el juego de dos conceptos que él definía como "evils and greedies" con elementos naturales, representación de la verdad y la bondad.

Os dejo algunos dibujos:



Marlo (aprendiendo)




domingo, 13 de julio de 2014

El lenguaje: la mejor arma para desentrañar el mundo.

La poesía visual genera nuevos arquetipos -motivadores últimos de la conducta según Jung- y nos desvela de este modo, no solo las motivaciones, sino el entramado, el proceso, la mirada del ojo que construye y configura nuestro mundo. 

ESTILOGRÁFICA PARA ESCRITURA BELIGERANTE.
Poema visual de Ilkhi Carranza.