domingo, 15 de julio de 2012


No creo en el arte al servicio de ninguna revolución; porque el ARTE ya es en sí una REVOLUCIÓN, una transgresión del entendimiento que se niega a aceptar lo que ve como única respuesta, y una sublevación de los sentidos en constante búsqueda de otro camino. 
(marlo buscando un traje nuevo)