sábado, 6 de abril de 2013

Exceso de ruido


Hay un exceso de ruido en el arte actual. Las ferias de arte son atronadoras. Nos empeñamos en buscar modos de decir diferentes y gritar cuanto más alto mejor. Y yo me pregunto: ¿gritar para qué si cuando solicitas una respuesta no tienen muy claro el motivo y se recurre al término "innovación" como si eso lo explicase todo?


Quizá la cuestión artística sea algo más simple que aquello que nos vende el mercado. No hace falta espectáculo, ni grandes ideas de comisarios que hagan girar sus platillos/artistas al unísono creando una sinfonía apta para la crítica, ni concursos con bases rocambolescas que incentiven la creatividad del artista.


El artista tiene sus motivos para crear su obra y su incentivo es poder desarrollar su proyecto. Y ese proyecto es el que debe interesar o no a las galerías. ¿Cuántos galeristas visitan los estudios de los artistas?

(marlo girando en el tiovivo del arte)