miércoles, 13 de agosto de 2014

El rostro

Mi espejo mira hacia el interior. Las palabras las escribo en la frente y alrededor de las esquinas de la boca. Mis rostros humanos son más ciertos que los reales. Paul Klee.

Es difícil dibujar un rostro, sobre todo cuando se trata de un modelo que posa y dispones de un tiempo limitado. Hay algo impostado en nosotros cuando nos sentimos observados, como un escudo invisible que nos rodea, una red que creemos tender para canalizar la información que mostramos a los demás.

Quizá para realizar un retrato tengamos que salvar dicha distancia. En realidad, no me gusta la palabra retrato, prefiero el concepto de dibujar rostros. El retrato tiene que ver con el escudo invisible del que hablaba; el rostro, con un breve encuentro sincero. 

Estos son solo algunos intentos. Espero ir cambiando en los intentos o que los intentos me cambien a mí.





2 comentarios:

  1. Dibujos y reflexiones interesantes, como todas las tuyas. Respecto a lo último que dices, no cabe duda de que los intentos nos cambian, siempre y cuando queramos ver más allá del falso límite al que hemos llegado.

    Abrazos y besos

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ilkhi. Ya te iré contando. Un beso.

    ResponderEliminar

Añade un comentario si lo deseas, tus palabras siempre son bienvenidas.