lunes, 5 de diciembre de 2016

ARTE COMO CONTRA-MODELO


El arte no es un modelo de vida, no es una máscara que uno se pone para entrar en el juego de las galerías de arte, de las editoriales o de un entorno social (el mercado del arte ya está saturado de gente que busca reconocimiento y ser alguien a través de este medio, un medio que para ellos solo es una excusa). 
El arte se halla en la mirada, en el modo de acercarse a la realidad, en el encuentro, en el desvelamiento, en las manos que construyen; no en los escaparates ni en las redes sociales. 
Creo que es importante entender esto para amar el arte, como creador y como espectador. No suelo hacer críticas de este tipo, pero hoy pienso en el trabajo impresionante de algunos amigos que pasa inadvertido frente al ruido que pretenden generar otros que no tienen nada en las manos. 
El vacío genera estruendo; el silencio es fecundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Añade un comentario si lo deseas, tus palabras siempre son bienvenidas.