domingo, 30 de abril de 2017

El rostro y el ángulo muerto.

El gesto es el paisaje de una visión interior que se muestra sin querer en un breve instante. Entonces el rostro se revela extraño, distante, sincero.


El ángulo muerto: ese silencio elocuente de la posibilidad omitida donde germinan los deseos y el instinto utópico de la doble visión. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Añade un comentario si lo deseas, tus palabras siempre son bienvenidas.