miércoles, 3 de junio de 2009

Libro: Desde la cueva (3) Fragmento


(Partes de una cueva)

2. Las paredes.

En los días calurosos, las paredes de la cueva están frías y aparecen revestidas de un inexpresivo papel cobertor como una máscara blanca carente de gesto;

(El gesto lo desvela la sombra. Las sombras son el papel pintado que conforma una película cinematográfica. Se proyectan aquí, pero el movimiento continuo les impide fijarse en un ahora, siempre en constante aleteo hacia el devenir. Las sombras son dúctiles, arbitrarias, caprichosas; saben a pepino y a sal, a vainilla sin azúcar ; y huelen como las manos manchadas de un niño.)

sin embargo, en los días húmedos y desapacibles las paredes tornan cálidas y alientan al invitado, también en las noches de lluvia.

(Una noche soñé con él y con los otros; con los que estuvieron y los que pasaron de largo. Todos se hallaban congregados a un festín sin anfitrión. Ellos me hablaban y yo les observaba deseando escapar. Mis ojos rastreaban la salida, los cubrí con las palmas de las manos; aun así, sus voces, la música y el olor de la comida permanecieron en la cueva. A la mañana siguiente descubrí los restos del ágape sobre las paredes.)
Marlo
(en el interior)

3 comentarios:

  1. Erés escritora,verdad??? es que tienes una bella forma de decir ....¡¡Me gusta esto que escribiste.Sergio

    ResponderEliminar
  2. Mil gracias Sergio. Pertenece a un libro ilustrado en el que estoy trabajando. ¿Soy escritora? Difícil pregunta; por lo menos eso intento; en camino de...
    Bs,
    marlo

    ResponderEliminar
  3. si estás en camino de....quiere decir que queda por hacer más y progresar. ojalá te vaya bien.¡¡¡¡¡ un cariño SER

    ResponderEliminar

Añade un comentario si lo deseas, tus palabras siempre son bienvenidas.